Se levanta una voz profética ante los intentos de cambios constitucionales en Cuba

Asunción, Paraguay. — 22 de septiembre de 2018 — En una semana con reuniones en diferentes puntos cardinales pero enfocadas hacia una misma problemática en un mismo país, da cuenta de la acción que la Iglesia, en Cuba y en el mundo, como la voz profética que se levanta frente al avance de políticas generadas por el colectivo LGTBi mediante estructuras internacionales con la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La WEA recrimina ante la ONU cambios constitucionales en Cuba
Fechada el pasado jueves 20 de septiembre, en una minuta la Alianza mundial Evangélica (WEA por sus siglas en inglés) reclamó ante la 39 Sesión Ordinaria del Consejo para los Derechos Humanos en la ONU, que breguen por los cambios constitucionales de Cuba que coartan la libertad de conciencia y la libertad religiosa. Incluyendo que no se apruebe el cambio que obliga a las personas a responder ante el pedido del Gobierno de recularse en el servicio militar.

Las Iglesias Evangélicas en Cuba reclaman por sus derechos
Por otra parte, al día siguiente, la Alianza Evangélica Cubana realizó declaraciones en contra de los cambios a la Constitución Cubana. Donde el gobierno castrista planea legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo y aprobar la adopción de niños por dichas parejas.

En el escrito encabezado un el abanico más amplio en representatividad evangélica, puntualizan cinco puntos por los cuales rechazan los cambios que se intentan introducir en la Constitución de Cuba. A saber:

  1. Que el matrimonio es “una unión exclusiva entre un hombre y una mujer”.
  2. Que “el matrimonio igualitario, producto de la ideología de género, es totalmente incompatible con la historia, los valores culturales y el pensamiento de los padres de Cuba”. Implementar dicha unión «lesionaría los derechos de la niñez y el ejercicio responsable de la paternidad, así como de otros derechos elementales”.
  3. Que “no son homofóbicos” porque no “temen, no rechazan y no son intolerantes de las personas homosexuales”. Además, tienen un compromiso activo de amor con ellos: “Les amamos, oramos por ellos y les predicamos el Evangelio”, dice el documento.
  4. Que “el amor de Dios es para todos los seres humanos independientemente de su orientación sexual, ideología política o religiosa, para ser regenerados y transformados una que se hayan procedido al arrepentimiento por medio de la fe en Jesucristo”.
  5. “Que la Iglesia Cubana, como parte integral de la sociedad, se preocupa y por lo tanto tiene derecho a tener una voz pública en prole bien común”.

La notificación está firmada por al menos 20 autoridades y representantes de la Iglesia Pentecostal Asamblea de Dios, las Convenciones Bautistas Occidental y Oriental, la Liga Evangélica de Cuba, la Iglesia Metodista en Cuba, la Iglesia Bautista Libre, la Iglesia Los Pinos Nuevos, la Iglesia Dios de la Profecía, la Iglesia Evangélica Independiente, la Iglesia Santidad Pentecostal, la Iglesia del Nazareno Cubano, La iglesia La Fe Apostólica, la Iglesia de Dios del Evangelio Completo, la Iglesia Cristiana Pentecostal, la Iglesia Hermandad Cristiana Agraria de Cuba, la Primera Iglesia Pentecostal de Cuba, la Iglesia Evangélica Getsemaní, la Iglesia de la Biblia Abierta, la Iglesia Evangélica Libre., la Iglesia Buenas Nuevas y la Sociedad Misionera Cubana Hermanos en Cristo.

La Alianza Evangélica Cubana forma parte de la Alianza Evangélica Latina (AEL) que vincula a 22 alianza nacionales de países Iberoamericanos. Autoridades de AEL se pronunciaron sobre este tema. Juan Cruz Cellamare, director ejecutivo de la AEL dijo que “estamos seguros que estos son tiempos difíciles donde tenemos que seguir peleando la batalla de la fe. La Alianza Evangélica de Cuba cuenta con nuestro pleno apoyo. Oramos por ellos y nos ponemos en la brecha, levantando la bandera de la fe y la Palabra de Dios frente a aquellos que intentan hacerla callar con ideologías que no se corresponden con el mensaje bíblico”.